La pesca no es una industria, es un modo de vida

A lo largo de la historia, los noruegos han vivido en armonía con el mar. Lo han cosechado y mantenido para sacar todo su potencial, siempre trabajando de manera integral. Las comunidades pesqueras han sido el corazón de Noruega durante miles de años y la tradición de la pesca ha sido transmitida de generación en generación. La maestría y el conocimiento de nuestros antepasados vive dentro de nosotros, mientras que las habilidades y las prácticas se han ido perfeccionando a lo largo de los años,  para que el bacalao noruego sea el de mejor calidad.

Los comienzos

No podemos decir con certeza cuando comenzó la historia de nuestras pesquerías, pero sabemos que es una historia rica y diversa. Hay relieves en roca  al norte de Noruega de la Edad de Piedra, y desde pronto, el pescado fue un recurso importante y un medio de supervivencia a lo largo de la costa.

El bacalao noruego se remonta a siglos. La documentación más temprana de la misma figura en la Saga de Egil de 875. Leiv Eiriksson llevó bacalao seco como provisión en su viaje de expedición cuando descubrió América en el año 1.001. La exportación de bacalao seco se inicia en el siglo XII, y en 1692 fue enviado el primer buque con bacalao seco.

Las condiciones climáticas favorables fueron elementos clave en el procesamiento de productos pesqueros. El bacalao figura entre los primeros productos de exportación de Noruega.

Durante siglos, los recursos del mar han proporcionado una base sólida a las comunidades que existen a lo largo de toda la costa noruega, que se extiende por más de 101.000 km. La pesca ha sido, es y será de gran importancia para la vida de la población que vive en la costa. Estos recursos han sentado las bases del sustento de la población, y en la actualidad generan un crecimiento económico para todo el país.

El pescado seco se ha exportado a toda Europa desde la época de los Vikingos. 

Tan importante hoy como siempre

En las últimas décadas, Noruega aparece unido al petróleo, que ha sido de extrema relevancia en el crecimiento de este pequeño país en los últimos 40-50 años. Sin embargo, desde una perspectiva histórica, el pescados ha sido el producto más importante de su exportación.

La pesca es mucho más que historia. Esta industria genera actividad económica para muchas comunidades y ofrece un futuro para muchas personas. Noruega es un ejemplo de sus políticas conservacionistas por saber combinar la gestión de los recursos, su entorno natural  y un mar que da un producto de gran calidad, que compite en los mercados internacionales. La industria de productos del mar supuso un valor de exportación de más de 70 billones de coronas noruegas en 2015 y sus productos se exportan a más de 100 países. 

Un viaje a través del tiempo

Old photo fishermen
En los últimos 100 años, la pesca de Noruega se ha desarrollado para convertirse en la industria que es en la actualidad. Desde la aplicación de las cuotas hasta la fundación del Consejo de Productos del mar de Noruega, descubra hasta donde ha llegado esta industria.